ALTEA, la madre

septiembre 20, 2009 under Relatos de Historia


A L T E A, La Madre

 

Esparta, 700 a. C.

 

a madre miró a su hijo recién nacido con ternura y dolor. Su destino había sido trazado desde el momento de su concepción. Había nacido para ser soldado, seria educado para servir al ejército, austeramente, dentro de la más rígida disciplina y fuera del hogar, como todos los niños de Esparta y al ejército pertenecería, desde la infancia hasta la muerte, tal como mandaban las leyes del país.

Altea no había nacido allí. Sus padres eran Ilotas, nombre con el que los espartanos denominaban a los pueblos sometidos. Su familia poseía un pedazo de tierra, fértil y próspera, que cultivaban con gran amor y dedicación, ya que de la tierra dependía su subsistencia.

Recordaba vagamente a sus padres y a su hermano Zores, compartiendo los cuatro una vida sencilla, aunque de eso hacía ya mucho tiempo, cuando su pueblo era libre y no tenía que dar a los conquistadores la mayor parte de sus ganancias. Altea era entonces casi una niña que corría descalza por los montes, siempre verdes, que rodeaban su hogar. Nunca había vivido fuera del valle ni se había separado de sus padres, hasta que conoció a Psistrates, aquel día fue arrebatada a la fuerza por unos soldados crueles montados a caballo y su familia despojada de sus tierras. A partir de aquel momento ya solo trabajarían para Esparta, no en condición de esclavos, pero si como vencidos de guerra y ella no volvería a ver más a los suyos.

Miró a su pequeño hijo y deseó que sus padres estuvieran allí para compartir su felicidad. Se sentía muy sola. Nunca había amado al hombre que la arrebató de su hogar, pero había permanecido junto a él porque le temía y le había dado hijos y a ellos si los había amado.

Ahora ninguno de sus hijos estaba a su lado y cuando los veía, en las escasas ocasiones que el ejército les permitía visitarla, ya casi no los reconocía, habían cambiado mucho, sus modales eran diferentes y les avergonzaba que ella les acariciase el rostro o les diese un beso en la frente.

- Esas son cosas de mujeres. Decían rechazándola, y Altea se sentía infeliz. Tampoco Psistrates, su marido, estaba con ella.

Hacia ya cinco años que Esparta había declarado la guerra a Atenas y la pocas veces que volvía a casa era para dejarla embarazada de un nuevo hijo que perdería irremisiblemente después. Sí, se sentía terriblemente sola y aunque siempre había tenido miedo a huir, por primera vez deseaba rebelarse contra un destino que no comprendía.

Volvió a mirar a su hijo y pensó que pronto dejaría de ser suyo para pertenecer a otros. Apretó contra sí el pequeño bulto de carne caliente y decidió que esta vez sería ella quien manejaría los hilos de su propia vida.

Cuando se sintió suficientemente fuerte se dispuso a emprender el largo viaje. No había visto a Psistrates en mucho tiempo y ni siquiera sabía si volvería a verle, pensó que a él solo la unían sus hijos y como a éstos ya los había perdido, ya nada la retenía allí.

Miró su casa por última vez. El rey de Esparta había prohibido todos los adornos en las viviendas de sus súbditos, solo dejaba atrás unas paredes vacías y tristes, la única alegría de su vida la llevaba entre sus brazos.

Era de noche cuando comenzó a andar con su hijo apretado contra su pecho envuelto en su túnica a modo de cuna. Había cubierto su cabeza para el viaje y sus rizos de color castaño asomaban cayendo por su frente, enmarcando un rostro delgado y pálido. Sólo disponía de unas cuantas monedas que su marido le dejó y algunas provisiones para el camino, pensó que la gente la tomaría por una mendiga y así, cuando tuviese hambre, pediría limosna mientras su hijo bebería de la leche de su pecho.

Apenas recordaba como ir a la casa de sus padres, pero confiaba en su intuición y en que los dioses la guiarían. Caminaría siempre de noche y durante el día se escondería entre los matorrales del campo, así no despertaría sospechas y evitaría a los soldados que custodiaban los montañosos caminos y organizaban cacerías de esclavos.

Tras algunos días de andar Altea se sentía desfallecida de hambre y de cansancio. Alguna alma buena se había compadecido de ella y de su hijo y le había dado de comer y de beber, pero el camino era largo y las noches frías, sus sandalias estaban destrozadas y los pies comenzaban a sangrarle, la espalda se le curvaba por el peso del niño y los huesos le dolían de dormir en el suelo.

Cuando ya pensaba que no llegaría nunca a su destino y ambos no sobrevivirían al esfuerzo, la casa de sus padres se alzó delante de sus ojos. Altea casi no podía dar crédito a lo que estaba viendo, la alegría dio fuerza a sus pies y apenas pudo llegar a la puerta para desplomarse en el suelo sin sentido.

Cuando abrió los ojos, un hombre la miraba con atención. Buscó a su hijo con angustia, pero se tranquilizó al ver que éste dormía plácidamente a su lado. Poco a poco reconoció al hombre como a su propio hermano Zoes, había cambiado mucho pero sus ojos eran los mismos de siempre. Él también pareció reconocerla y ambos se abrazaron estrechamente.

Altea pasó allí un tiempo con la familia de su hermano. Sus padres habían muerto y pronto se dio cuenta de que la mujer de Zoes no la quería. Su cuñada tenía miedo de Psistrates, si su marido iba a buscarla allí y la encontraba todos morirían por haberla encubierto. Tanto presionó a su hermano, que éste, con lágrimas en los ojos tuvo que pedirle que se fuera.

El día antes de su marcha, Altea no durmió en toda la noche. Sabía que no podía volver a su antiguo hogar, quizá Psistrates habría vuelto del campo de batalla, regresar era demasiado expuesto, si él había descubierto su huida no le perdonaría haberle abandonado y la mataría con su propia espada. No podía arriesgarse.

Tenía que tomar una decisión y decidió que dejaría a su hijo con su hermano y su mujer, así el niño tendría la oportunidad de criarse libre como un Ilota y quizá algún día podría volver a buscarlo. Emprendería el camino sola, hacia lo desconocido.

Por la mañana temprano Altea abandonó la casa sin mirar atrás. Había dejado al niño durmiendo, junto a los otros hijos de Zoes. No había querido volver a mirar su carita.

Pensó que al menos él no seria soldado como los otros hijos y se criaría feliz en aquella casa. Pensó también que habiéndolo querido tener para ella sola lo había perdido del todo. Pensó que aquello había sido un castigo a su propio egoísmo. Pensó muchas cosas mientras caminaba sin saber a donde se dirigía y ensimismada en sus pensamientos, se encontró en la cumbre de una montaña. Se dio cuenta de que no era ella quien guiaba sus pasos sino que ellos la habían conducido hasta allí. Miró frente a sí y vio un enorme precipicio que se abría ante su vista y ya no pensó mas…

A la luz del amanecer su figura pareció un pájaro sin alas volando desde la cumbre hasta el abismo, mientras caía, pensó que eso era exactamente lo que era.

comments: 0 »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>