George, el progreso

enero 4, 2012 under Relatos de Historia

 

La jornada duraba, a veces, hasta quince horas. Comenzaban el trabajo de madrugada, cuando las sombras de la noche reinaban todavía en las calles del pueblo y salían de la mina cuando las mismas sombras habían ya vuelto a ocupar su trono perdido durante el día.

Apenas si recordaban que su aldea estaba rodeada de verdes valles que el sol hacia brillar, porque apenas si recordaban como era la luz del sol. Para ellos todo era oscuridad: la oscuridad de la profundidad de la mina, la oscuridad de las sombras de la noche y la oscuridad de una vida sin esperanza.

George Stephenson, creció entre la negrura del carbón y la resignación. Su joven vida se desarrolló sin más instrucción que el propio sufrimiento y el de los suyos, viendo desfilar ante sus ojillos grises y despiertos un día tras otro y una noche tras otra, todas exactamente iguales y tristes, marcadas sólo por la frustración.

Pero pronto comenzó a comprender que él no podría resignarse. Aunque no poseía cultura alguna, ni nadie le había explicado nada de lo que ocurría al otro lado del valle, una voz en su interior le hablaba a menudo y le decía que la vida debía de ser diferente lejos del pueblecito de Newcastle donde había nacido

Al llegar a la adolescencia había dejado el trabajo de la mina y se había empleado como pastor de vacas. El jornal era aún más mísero que el de un minero, pero al menos podía disfrutar de los radiantes días de primavera y mantener extensos diálogos consigo mismo. En pleno contacto con la naturaleza podía dejar en silencio su mente y escuchar la voz de su corazón, que le animaba a seguir en su empeño de abandonar el pueblo de su infancia.

A los dieciocho años empezó a frecuentar cursos nocturnos gratuitos que se impartían en la aldea para los obreros y aprendió a leer y escribir con rapidez.

No era fácil encontrar libros en aquel rincón apartado del mundo, pero George se las arreglaba siempre para conseguirlos. A veces, a falta de otros nuevos, leía el mismo libro sin cesar una y otra vez, extrayendo hasta el más profundo saber de las letras impresas, reflexionando sobre cada palabra y cada frase. Cualquier idea le servía de trampolín para desarrollar otra y así, fiel a la poderosa necesidad de conocer, su cerebro iba capacitándose para cultivar su gran pasión: la mecánica. A veces, levantaba los ojos del libro para soñar despierto y con la videncia de su inteligencia, el muchacho intuía una Era diferente para la Humanidad.

Corría el año 1799 y un nuevo siglo comenzaba a clarear. Inglaterra estaba en plena transformación, el combustible que se extraía de la mina donde trabajaba servía para alimentar a todo un bosque de chimeneas humeantes que se había extendido por toda la comarca.

Primeramente el martillo a vapor comenzó a resonar en las fábricas de acero trabajando más barato y mejor que ningún herrero. Después había comenzado a marchar el telar mecánico que tejía más en un día que los más diligentes tejedores en un mes. La que hasta entonces había sido nación de granjeros y comerciantes se convertía, poco a poco, en el primer país industrial de Europa…

Cuando cumplió veinte años, George, fiel a sus propósitos de seguir su vocación, abandonó las vacas y consiguió ser contratado como mecánico en la fábrica del dueño de la mina donde, de niño, había tirado junto a su madre vagonetas cargadas de carbón.

Aquella mañana, como cada día, el muchacho se dirigía al trabajo. Sus pasos eran vacilantes, intentando no perder el equilibrio y no introducir sus pies en las profundas rodadas marcadas en el lodo por los carros. De pronto, divisó a lo lejos un coche de caballos que se acercaba. El camino era tan estrecho que sólo permitía el paso a un sólo carruaje. Se apartó todo lo que le era posible subiéndose a unas piedras amontonadas en la cuneta y esperó a que el vehículo pasase.

Mientras lo contemplaba, pensó que los caballos no bastaban ya para acarrear tanta mercancía como se amontonaba en los almacenes del puerto de Liverpool. Los fabricantes de Manchester debían parar sus máquinas en espera de que aquellas fueran transportadas a sus fábricas. Fue en aquel mismo momento cuando la idea que hacia tiempo daba vueltas por su cabeza comenzó a tomar la forma de una máquina que aprovechando la energía del vapor, sirviese para arrastrar combustible de carga pesada e incluso personas. Sabía que otros hombres lo habían intentado antes sin éxito, pero él tenía una enorme confianza en sí mismo.

Cuando la diligencia era ya sólo un puntito en el horizonte George había diseñado la locomotora en su imaginación con todo detalle. Ahora solo le faltaba encontrar a alguien que creyese en ella para materializase, y como si la suerte hubiera respondido a sus deseos, sus sueños comenzaron a tomar forma aquel mismo día.

La bomba de aspiración de la fábrica se había averiado y hacía meses que ningún ingeniero podía conseguir repararla. Cansado de esperar, el propietario de la mina se acordó de las habilidades técnicas de aquel muchacho brillante y decidió darle una oportunidad. George solucionó el problema en pocas horas.

A partir de aquel momento su vida comenzó a cambiar. Por la noche, entre las sábanas de su humilde cama, se dio cuenta de que lo verdaderamente tenía importancia en la vida de un ser humano no es lo que le rodea, sino lo que éste hace con lo que le ha tocado en suerte tener a su alrededor. Alguien había creído en él, porque él nunca había dejado de creer en sí mismo.

En 1814, gracias a la ayuda económica prestada por Lord Rawenstworth, propietario de la mina y después de distintos experimentos, el mecánico de Newcastle, terminó de construir la primera locomotora a vapor que, jadeando y silbando, arrastraba vagones cargados de carbón a los puertos de embarque a una velocidad de ocho millas por hora.

Aquel fue solo el principio, la época de los ferrocarriles acababa de empezar…

 

En la ciudad se oían los más diversos comentarios sobre el nuevo invento. Thomas Taylor, un joven empleado de banca, compró el periódico aquella mañana a uno de los muchachos que voceaban por las calles de Londres y miró los grandes titulares con los que resaltaban la noticia del momento: La Liverpool-Manchester, la primera línea ferroviaria del mundo, iniciaba aquel día, 16 de septiembre de 1830 su primer histórico recorrido, con quinientos pasajeros a bordo.

Siguió ojeando las páginas del diario mientras caminaba lentamente camino a su trabajo y se detuvo al leer uno de los artículos de los periodistas sobre aquel increíble hecho:

-¿Quién puede hallar un absurdo más evidente y una pretensión más ridícula que viajar en esas locomotoras que corren a velocidades superiores al doble de las diligencias? Tanto mejor sería viajar a lomos de una bomba.

El comentario le hizo esbozar una sonrisa de profundo desdén. Tomas Taylor, era de los que creían profundamente en el progreso y sabía que éste se basaba en el futuro de las comunicaciones. La rapidez de desplazamiento de los alimentos y medicinas significaba la victoria sobre el hambre y de la enfermedad y también un gigantesco aumento de la producción y el comercio, con unas consecuencias transcendentales en todos los órdenes de la vida.

- “La aplicación del vapor a lo locomotora, es el mayor descubrimiento de nuestra época”- pensaba. Y con una clara intuición del futuro, sospechaba que no sería el último.

En el otro extremo de Londres y en aquel mismo momento, Sir Phillip Bridges, se hallaba cómodamente instalado en el salón de su confortable mansión y también ojeaba ávidamente el periódico que su mujer le acababa de traer. Su cara se hallaba congestionada de indignación a medida que leía los textos referentes a la espectacular inauguración del recorrido del ferrocarril.

Sir Phillip, era uno de los ricos terratenientes que veían expropiados sus terrenos al paso del monstruo de acero, como solía llamarle. Unido a los propietarios de los transportes de caballo y algunos campesinos, había llevado a cabo una guerra sin cuartel para evitar que aquel proyecto se llevase a término.

- ¿Te das cuenta Margaret de lo que esto significa? - exclamó dirigiéndose a su esposa que le miraba silenciosamente-. Es la ruina, la nuestra y la de todos los honrados ciudadanos que hemos levantado el país con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo. El ferrocarril es el invento más desgraciado que el intelecto humano haya podido imaginar jamás. Si logra extenderse, desaparecerán con él la paz y el bienestar espiritual y material del hombre.

En los suburbios londinenses y a la misma hora, Sally Carlmikel, estaba haciendo su compra diaria en el pequeño mercado de su barrio. Aquel día todas las vendedoras de las paradas hablaban de lo mismo y aunque Sally era un ama de casa a quien poco importaba la política y el progreso, también era una madre celosa del bienestar de su familia y de sus hijos. Por eso, al enterarse de las extraordinarios velocidades que aquel monstruoso artefacto de hierro llamado ferrocarril era capaz de alcanzar, pensó enseguida en la seguridad de los suyos y se escandalizó profundamente.

- Jamás – comentó a otra de las mujeres que se hallaba a su lado escuchando la noticia que corría en boca de todos - Jamás permitiré que mi marido o ninguno de mis hijos suba a uno de esos diabólicos instrumentos del mal.

La interpelada no se sorprendió de aquel comentario que compartía como la mayoría de las mujeres que aquella mañana llenaban el mercado.

- ¿Sabe usted – dijo a su vez- he oído hablar que médicos ilustres han profetizado la rápida propagación de cierta enfermedad producida por las exhalaciones de carbono?. Otra se incorporó al grupo-: Y eso no es todo, me han dicho que la velocidad de las imágenes ante los ojos de los viajeros es tanta, que puede producir hasta ceguera.

Poco a poco, el grupo de mujeres fue aumentando entorno a Sally. Todas tenían algo que añadir a la noticia de aquel insólito recorrido. Curiosamente todas se parecían extraordinariamente entre sí, tenían edades semejantes, vestían de la misma forma, peinaban sus cabellos de un modo parecido e incluso hablaban en el mismo tono de voz, hasta tal punto que era difícil distinguir la una de la otra y ninguna tenía un pensamiento propio, solo repetían lo que habían oído comentar a los demás.

 

En el Parlamento, la agitación había llegado también al máximo. La Cámara Baja que había recibido con risas la ridícula pretensión del pobre minero comprometiéndose a transportar pasajeros y mercancías a una velocidad de veinte Kilómetros por hora, tenía ahora que tragarse sus chistes y sus ironías.

Se le había tomado por loco, pero a pesar de ello, George Stephenson, había perseverado sobre la campaña de detractores y había conseguido su aprobación triunfando sobre los numerosos intereses en contra de las máquinas de vapor.

Ahora el Presidente del Consejo, algunos ministros y numerosos diputados, se hallarían presentes en el momento de realizarse el viaje inaugural entre Liverpool y Manchester.

 

En la recién inaugurada estación, la concurrencia y el júbilo eran extraordinario. Fervientes admiradores se habían dado cita esperando ver funcionar al enorme monstruo que parecía estar tan impaciente como ellos para iniciar el recorrido.

Cuando el tren arrancó, la gente corrió hacia él ovacionando a la máquina y a sus ocupantes. Seis vagones cargados de hierro y carbón, treinta y cinco viejas diligencias y veintiuna carrozas eran arrastrados por la locomotora ante los ojos asombrados de todos los presentes. Los raíles eran poco más de un metro de longitud y se apoyaban en bloques de piedra. Algunos pasajeros se acomodaban en vagones descubiertos y los que deseaban viajar con más comodidad habían hecho instalar su propio vehículo encima del vagón, hallándose así al resguardo de la intemperie y sobre todo del humo de la carbonilla y de las chispas.

Desde el vagón especial para los dirigentes, George Stephenson, orgulloso y lleno de satisfacción, hablaba con su hijo, mientras saludaba a la muchedumbre agitando la mano.

- Los caminos de hierro reemplazarán pronto a los demás medios de transporte y servirán lo mismo para un rey que para el último de los vasallos. Sin duda, todavía habrá grandes dificultades para vencer, pero con el tiempo todo ocurrirá tal y como acabo de predecir.

Pero el estruendo de la máquina y las voces de los asistentes era tan enorme que nadie, excepto su hijo, pudo escuchar sus palabras.

 

Unos años después, los capitales de los hombres que, en su día, se habían arriesgado en la construcción del ferrocarril, empezaron a dar grandes beneficios. Las nuevas invenciones dieron a la industria y al comercio un inesperado desarrollo y los dueños de las fábricas, comerciantes y banqueros comenzaban a reunir fabulosas fortunas y construyeron magníficas casas en las ciudades y hermosas quintas en el campo, viviendo con lujo y opulencia. A consecuencia de todo ello, los campesinos tuvieron que abandonar sus campos y emplearse como obreros en los nuevos talleres de Londres.

El éxodo masivo a las grandes ciudades, produjo una avalancha de obreros sin empleo y cuantos más se ofrecían en las fábricas, más bajaban los jornales, viviendo en la ignorancia y en la necesidad y sin medios para mejorar su situación. En los miserables suburbios de malolientes callejuelas infestadas de ratas, se agrupaban casuchas donde vivían familias enteras hacinadas en una sola habitación, cobrando miserables salarios por su trabajo en las oscuras fábricas donde el ruido de los telares ensordecía los oídos.

 

Veinte años más tarde, en el Congreso de Edimburgo, el ilustre David Brewster saludaba sus huéspedes con las siguientes palabras:

- Para contribuir eficazmente al bien y a la paz de las sociedades, es preciso que la ciencia salga del círculo de los sabios y de los filósofos y que se infiltré hasta las últimas ramificaciones del cuerpo social. Si el delito es el veneno, la instrucción es su antídoto.

¿Qué será de nuestra sociedad, si a la par que aumenta el poder sobre el mundo físico y el bienestar de las naciones, no se efectúa una mejora correspondiente en la naturaleza moral e intelectual del hombre?.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>