Gloria, la revolución

febrero 24, 2013 under Relatos de Historia

Gloria, la revolución

autodesk inventor tutorials

París, Mayo 1968 d.C.

Gloria se giró varias veces para decir adiós con la mano hasta que sus padres desaparecieron engullidos por una anónima multitud. La última visión que tuvo fue la cara de su madre, húmeda en lágrimas, y la su padre haciendo un esfuerzo por contenerlas.

Una vez en el interior del avión, le pareció estar en el vientre de un enorme pájaro que la remontaría hacia una vida distinta. El aparato despegó con majestuosidad y los motores rugieron con fuerza. Gloria cerró los ojos y cuando los volvió a abrir estaba ya en el aire. Era su primer vuelo, su primera aventura, viajaban junto a ella un centenar de personas diversas, pero Gloria se sentía completamente ajena a todos, enfrascada en sus propios pensamientos.
Encendió un cigarrillo, aspirando el humo con avidez. Se sentía libre y feliz volando por encima de las nubes. En Barcelona, junto a su familia y sus amigos, debía intentar justificar continuamente su modo de pensar y de obrar. Allí, entre el cielo y la tierra, nadie la conocía ni podía juzgarla.
Para sus padres aquel era un simple viaje de estudios, pero para ella el viaje significaba mucho más, aquella era su oportunidad y debía afrontarla con valentía, se daba cuenta de que si se acobardaba y seguía junto a los suyos, ya no sería capaz de pensar, ni de sentir, ni de vivir por si misma. Tenía 20 años y debía empezar a manejar los hilos de su vida.

Habían descendido mucho y París estaba a sus pies, esperándola, las luces de la gran ciudad parpadeaban misteriosas tras las redondas ventanillas del avión. Los altos edificios surgían como gigantes iluminados por la luz azulada del crepúsculo; le parecía como si supieran que ella estaba llegando y se dispusieran a recibirla, se sentía importante, el centro del mundo.

Gloria aseguró el cinturón de seguridad alrededor de su cintura y al oír los motores rugir con furia se asustó un poco. En el interior del aparato todo pareció perder vitalidad, los pasajeros habían vuelto a sus asientos permaneciendo quietos y pendientes de tomar tierra, hasta las conversaciones habían decaído y las pocas personas que seguían hablando habían bajado el tono de la voz, como si pudieran molestar al piloto en sus maniobras. Los motores se estremecieron como una fiera que se despierta después de un letargo dispuesta a atacar a su presa, las luces habían aumentado su brillo y los edificios su tamaño. Gloria sintió entonces que estaba cayendo dentro de las fauces de un monstruo que la esperaba para devorarla, pensó que una vez en la profundidad de lo desconocido quizás ya no podría recuperar mas su estado actual de cómoda estabilidad, pero también pensó que arrastraba esa estabilidad como una piedra atada a su cuello y quería deshacerse de ella, fueran cuales fueran las consecuencias

Aquel mismo día, mientras el avión que transportaba a Gloria acababa de aterrizar en París  un grupo de estudiantes de izquierda abarrotaban una de las aulas de la Universidad de la Sorbona donde se habían reunido en una asamblea de protesta. Click here to read more.. »